SEGUNDA PARTE: EL PRÉSTAMO